Proyecto que busca representar el paisaje urbano moderno chileno desde la remodelación San Borja, relacionando su planeación utópica, geométrica, pura y libre de adornos, con una realidad fragmentada, altamente intervenida e influenciada por el tiempo y la sociedad que lo habita.

Las obras realizadas se basan en planos arquitectónicos y urbanísticos. Al mismo tiempo, algunas obras utilizan materiales de construcción en su imaginario, específicamente concreto, tan propio del modernismo y de la arquitectura que se encuentra en San Borja. Por otro lado, también se recurre a la utilización del reverso de cerámicas como soportes de pintura.